Hemos dado avances tecnológicos increíbles que nos permiten tener una gran cantidad de poder en nuestras manos.

 

Una App Nativa está desarrollada para un dispositivo en especifico. Pueden sacar el máximo provecho de las tecnologías de este: puede ser el uso de cámaras, procesadores de realidad virtual o aumentada, sensores de cuerpo, entre otros.

Una Web App está hecha para que cualquiera con un explorador web la pueda usar. Los avances en estas tecnologías no se han hecho esperar, hoy en día se pueden integrar con muchas de las funciones nativas de los dispositivos.

 

Dispositivos

 

Ventajas de una Web App:

No deben ser instaladas ni actualizadas pero deben ser accedidas desde un explorador web.

El contenido de las aplicaciones web es fácil de compartir sea copiando el link o utilizando widgets que conectan con otros sitios como nuestras redes sociales.

Suelen ser más fáciles y económicas en lo que respecta al desarrollo, mantenimiento y soporte. No deben responder a políticas de tiendas de sofware (App Stores) ni fabricantes.

 

Ventajas de una Aplicación Nativa:

El contenido y algunas funciones pueden estar disponibles sin estar conectado a Internet. Sin embargo deben ser instaladas en el dispositivo al igual que sus actualizaciones cuando estén disponibles. Con cada idea o servicio necesitamos instalar otra aplicación. En ocasiones nuestros celulares quedan repletos de aplicaciones que no usamos.

Entre las funciones nativas que pueden usar está el uso de notificaciones push. Las aplicaciones web pueden defenderse haciendo uso de notificaciones por correo, mensaje de texto, o integrándolo con alguna aplicación de mensajería como Telegram.

 

Ambas opciones son claramente efectivas en el mundo digital. No hay que necesariamente limitarse a escoger entre una o la otra; hay ideas a las que les puede hacer bien el uso de ambas tecnologías.

Si por el momento debes escoger con cual comenzar es bueno conocer las diferencias y que el desarrollo de una aplicación web podría resultar más conveniente.